Cuando nosotras las mujeres celebramos nuestros cumpleaños, si somos honestas, siempre recordamos uno que nos gustó más y probablemente está el que definitivamente odiaste. Y no fue precisamente por la fiesta. Les explico. Yo por ejemplo, les confieso que cuando celebré los 19 no estaba contenta, porque quería realmente tener ya mis 20 añitos. Después de ahí, al llegar a los 29 años, estaba feliz. Pero no se porque, todo el mundo se empeñaba en decirme: Ya estás casi en los 30! Hello!!! Por qué no me dejaban celebrar mis benditos 29? Por qué me querían saltar ya a los 30?? Y claro, comienzan tus bellos pensamientos a decirte: ES QUE YA PARECES DE 30! No!

Bueno, llegaron los 39 y no se si a ti te paso como a mi, que de momento descubro lo horrible que son los números con 9, ya que su pronunciación es tan larga que entonces preferiría decir que tenía 40 y bien rápido para no llamar la atención. Después de todo que más daba.

Ahora, la gran verdad…mañana jueves 28 de mayo de 2015 cumplo 49 años… ayyy que largo suena. Si, vamos dilo en voz alta, anda conmigo: CUARENTA Y NUEVE

Ufff.. Que fuerte!!

Pero saben que, no niego que mientras les escribía sentía como me liberaba de lo que fueron y son los números en mi vida. Que más da, 19, 29, 39, 49 años y los que faltan, cuando gracias a Dios hemos sido más que bendecidas.

En cada año hemos vivido momentos maravillosos de crecimiento personal y profesional. Haz podido subir escalones porque te haz llenado de seguridad en ti misma. Disfrutas cada segundo tu honestidad y madurez ante cualquier situación. Y que me dices cuando soltamos a la niña que siempre vive dentro de nosotras que nos permite soltar las carcajadas más hermosas. Si miras la película de tu vida, podrás también reconocer gente que llegaron, te marcaron para bien, pero se fueron y otras que permanecen en las buenas y malas por que reconocen la gran mujer que eres. La verdad es que la edad no importa. Lo que importa es que vivas con un corazón agradecido, con el deseo de dar lo mejor de ti y de disfrutar cada año de vida que te regala el Señor. Que importa como te vean los demás, lo que importa es como tu te sientes, la actitud que asumes cada día y lo que proyectes a través de tu hermoso rostro. Si, siempre será hermoso… porque le pertenece al corazón de una hija de Dios.

Ahora a celebrar estos 49 años, que de aquí a que llegue el próximo número con 9 tendré bastante tiempo quizás para decirlo lento, no por su pronunciación, pero si con la misma alegría de siempre!!!

¿ Te gusto este artículo ?

Regístrate gratis para recibir mis artículos en tu email.

Has Logrado Suscribirte con éxito !