Por: Ivelisse Morales Rodríguez, PhD
@MujerPaTi 
La capacidad de respetar la dignidad y los derechos de todas las personas, aún los de aquellos que no piensan como nosotros, es lo que conocemos como tolerancia. Esta es una virtud, entre muchas otras importantes, la cual es imprescindible desarrollar en nosotros y en nuestros hijos. En los tiempos que estamos viviendo, de tanta controversia y estrés individual y colectivo, necesitamos pasar revista sobre esta tan necesitada virtud.

La falta de tolerancia a nivel de nuestra sociedad y a nivel familiar, puede manifestarse

verbalmente, físicamente o ambas. Hay manifestaciones de intolerancia cuando hay actos violentos o de injusticia hacia las personas por causa de su origen étnico, edad, religión, incapacidad, apariencia, género, creencias, entre otras cosas. No importa su manifestación, los actos de intolerancia siempre causan dolor emocional o físico a la víctima y por ello son de naturaleza inmoral.

La tolerancia tiene dos componentes:

  • Respeto: por la dignidad del ser humano y los derechos básicos de todas las personas (incluyendo libertad de consciencia).
  • Apreciación de la diversidad humana: de todas las cualidades y contribuciones que hacen las personas de diversos grupos étnicos, creencias religiosas, culturas, etc.

Necesitamos que nuestros niños aprendan la bendición de la diversidad; que cada ser humano sea único y valioso. La tolerancia en este sentido es encontrar lo bueno en todas las personas. Si ayudamos a nuestros hijos a aprender esto, los estamos armando para combatir las situaciones con las cuales se toparán en los escenarios donde se muevan.

En una sociedad donde vemos manifestaciones de intolerancia todos los d, muchos se preguntan… ¿nacen los niños odiando? La respuesta es NO. Los niños no nacen con prejuicios o estereotipos. Los niños aprenden estas nociones de sus modelos; los adultos. Lo aprenden por ejemplo, por lo que ven, oyen y la por falta de una enseñanza adecuada en el proceso de socialización y de convivencia.

¿Cómo podemos desarrollar tolerancia en nuestros hijos?

  1. Enfrente usted sus propios prejuicios: usted debe autoevaluarse. Nadie está libre totalmente de prejuicios o de creencias estereotipadas. ¿Cuánto usted tolera las diferencias de credo, políticas y de otro tipo? ¿Cómo usted habla y en qué actitud acerca de dichas diferencias?
  2. Decida que usted va a formar hijos tolerantes. Así sus hijos tendrán claras las expectativas que usted tiene de ellos en esta área.
  3. No acepte comentarios despectivos o discriminatorios en su presencia: no se ría ni fomente bromas relacionadas a nacionalidad, raza, género, estatus social, etc.
  4. Provea imágenes positivas relacionadas a diversos grupos étnicos o nacionales. Esto incluye videos, juegos, personas en posiciones importantes que son ejemplos positivos en áreas de deporte, política, religión y otros.
  5. Estimule que sus hijos compartan con personas de diversos grupos, culturas y etnias. Esto ayuda a aprender de la diversidad y a apreciarla. Si tiene vecinos o conocidos de otras nacionalidades, hable con ellos sobre sus países de procedencia
  6. Ayude a sus hijos a conocer de nuestra cultura y a sentirse orgullosa de ella. Asistan a actividades que promuevan el conocimiento cultural.
  7. Realice juegos relacionados al tema. Un ejemplo de una familia cuyo padre tiene raíces boricuas y dominicanas sería algo como esto:
    1. “La receta de PAPI”

Una cucharada de boricua, Una cucharada de dominicano. Una pizca de ojos verdes y de piel blanca. Una pizca de pelo crespo y de labios definidos. Mezcle estos ingredientes….añada amor, bondad, sonrisas y abrazos. Hornee con los cuidados y la pasión por la música de la Familia (apellidos).

LISTO!! Tenemos a ________; un extraordinario ser humano.

TODOS PODEMOS APORTAR A TENER UNA SOCIEDAD DE TOLERANCIA

ivelisse moralez

 

Ivelisse Morales Rodríguez, PhD
Psicóloga Clínica Pediátrica
www.draivelissemorales.com

¿ Te gusto este artículo ?

Regístrate gratis para recibir mis artículos en tu email.

Has Logrado Suscribirte con éxito !