Como muchas de ustedes saben me encuentro en España haciendo el Camino de Santiago con mi familia. Era parte de mis metas en esta nueva etapa de mi vida, y ellos decidieron acompañarme como regalo. Créanme, ya yo no estaba muy a gusto con eso de hacer ejercicios, pero quería demostrarme a mí misma que todavía tengo fuerza, resistencia, disciplina y que mejor manera de hacerlo que caminando por España, un país en el que viví por 5 años y del que no les niego que nos enamoramos. Es por eso que vimos en el Camino Santiago una oportunidad de seguir conociendo este país más íntimamente y aprovechar este caminar de 32 días como el reto primero para mí, aprovechar y compartir en familia y reflexionar e independientemente de nuestras creencias religiosas también acercarnos al mismo Dios que todos creemos. Ya solo me faltan 4 días para terminar, en los que hemos hecho rutas desde 18 kilómetros hasta 38. Comenzamos cada uno con mochilas pero a las nenas se las quitamos ya al 4to día y las enviamos cada mañana por un servicio al hotelito donde se supone que lleguemos. Cargamos solo 2 con lo necesario para el día. Tengo que reconocer la fuerza y amor de nuestras hijas por acompañarnos, ya que no es fácil. Pero juntos como familia está siendo un caminar maravilloso donde dentro de las dificultades, dolores, nos hemos apoyado y nuestros lazos se han hecho más fuertes. Falta poco, y cada paisaje, clima del día, conversaciones entre nosotros, peregrinos que hemos conocido han echo esto una experiencia única. No les niego que he llorado, reído, molestado y hasta paralizado en distintos momentos. Pero todo me está llevando a valorizar más la vida. Pero en cuanto a mis hijas, ha sido algo más allá, es sentir una paz de saber que desde ya ellas sin darse cuenta nos han demostrado tanto, que hasta las personas que conocemos en el camino se sorprenden para bien de la complicidad y compañía de ellas para con nosotros. Es hasta saber que en el momento de la enfermedad o debilidad que José y yo podamos enfrentar, ellas sin titubear serán las primeras en siempre acompañarnos y cuidarnos. No por lo que le dimos, sino por quienes somos en sus corazones. Y eso créanme nos ha roto los esquemas. Nosotros tenemos bien claro que este caminar las ha marcado para el resto de sus vidas y será una hermosa experiencia que les compartirán a sus hijos.
Pero déjame también compartirte cómo realmente es un día para nosotros.
Empiezo:
6:00 am – Nos levantamos y nos preparamos
7:00 am – Desayunamos y entregamos 2 mochilas
7:30 am – Tenemos un tiempo de oración en familia
8:00 am – Salimos hacia nuestro camino
De aquí en adelante todo va a depender de los kilómetros que nos toque y eso nos llevará a caminar de 6 a 8 horas. Por lo regular siempre cada 2 horas 1/2 paramos para comer alguna fruta, tomar agua. Aunque durante el camino siempre nuestras botellas de agua están accesibles para tomarlas.
2:00 pm – Está es la hora de almorzar (comer) a veces nos toma en el camino, otras llegando al pueblo final de ese día.
Después de comer vamos al hotelito donde nos quedaremos u hostal, nos damos un buen baño y a veces nos lavan la ropa otras nosotros la echamos a lavar/secar o tendemos, obviamente depende de las facilidades del lugar. Esta parte ha sido genial, pues veo a mis hijas con tanta disposición y a la vez responsables en sus tareas que eso nos ha echo sentirnos cada vez más orgullosos de ellas. Cuando exponemos a nuestros hijos fueras de sus comodidades vemos realmente donde ellos se encuentran, y es gratificante cuando ves que se adaptan sin quejarse y sin exigir. A ellas las vemos disfrutando y agradeciendo cada experiencia. Eso nos lleva a confiar que serán independientes y todo lo que logren será por mérito propio.
Una vez dejamos resuelto lo de la ropa, descansamos. En la noche nos vamos a cenar y a más tardar a las 10pm ya estamos durmiendo. Cabe destacar que después de caminar tanto, comemos como si se fuera acabar la comida. Por lo tanto, no crean que por caminar tanto vas a rebajar, pues aquí en cada parada se come muy bueno..
En el camino conoces mucha gente de diferentes culturas y es lindo poder compartir aunque sea para decirle : ”Buen Camino.” La gran mayoría son peregrinos que se quedan en albergues, lugares donde pasan la noche en un mismo espacio con muchas personas.
E visto muchas mujeres haciendo el camino, hay que entender que este camino se conoce por muchos como algo religioso por los Católicos. Pero hoy en día, la gente tiene cada cual su propósito. Unos por motivo religioso, cultural, reto, reflexión, etc. Lo importante es respetar el sentir y propósito de cada cual. De verdad que es poderoso ver que todos cada mañana damos pasos de fe, de esperanza, de agradecimiento… Y que en cada estampa que nos pinta el Señor con los paisajes hermosos que nos regala o pueblitos/ provincias que atravesemos, podamos expresar lo que sentimos sin temor, solo con amor y felicidad. Porque aunque hay momentos de dolor (por los pies, lesiones en el cuerpo, etc) cada motivación pasa por encima de eso y te lleva a seguir y llegar a la meta.
Estamos a punto de finalizar, y te puedo asegurar que bien valió la pena. El caminar con mi familia, entre la naturaleza sin tacos, ni maquillaje, ni trabajos pendientes, estudios, ni corre, corres nos ha llevado a vivir y ver la vida de otra forma. Que si me siento distinta? Si, Dios a hablado a mi corazón, me ha hecho sentir más fuerte y a la vez más sensible. Pero sobre todo, a seguir valorando a mi familia y amarla, amarla más y más.
Ah, algo importante. Mujer, este tiempo se puede seguir dando, no necesita de un lugar, viaje, etc. Es buscar cada día, ya sea por nuestra casa y desconectarnos por unas horas de nuestras rutinas y conectarnos con nuestros seres amados. Verás que cada día valorarán ese espacio, esas conversaciones, pero sobre todo asegurándonos que Dios sea nuestro primer acompañante.
Ahora me despido, no sin antes decirte: “Buen Camino”
Dios te bendiga,
Jailene Cintrón
#JuntosenmiMochila
#CaminodeSantiago

¿ Te gusto este artículo ?

Regístrate gratis para recibir mis artículos en tu email.

Has Logrado Suscribirte con éxito !