Por: Marcos Malory
@MarcosMalory
Nací en el residencial Fray Bartolomé de las Casas en Barrio Obrero, Santurce, Puerto Rico. Mi madre, Georgina Rivera Rosado, de Rio Piedras tenía 42 años cuando me trajo al mundo . Mi padre, José López, tenía 48 años cuando nací. Como puedes ver mis padres estaban en edad de ser abuelos, cuando nací yo, su único hijo.

Mi niñez transcurrió como la de cualquier niño que crece en una comunidad de extrema violencia. Teniendo padres tan mayores, crecí prácticamente solo. Viví grandes aventuras tales como: correr en bicicleta hasta Puerto Nuevo, jugar en la laguna San José cogiendo jueyitos, cruzar a nado la bahía de San Juan a Cataño y muchas aventuras más. Todas éstas sin que mis padres lo supieran. La diferencia en edades entre mis padres y yo, hizo que yo creciera y me desarrollara, sin tener mucha supervisión.

A la edad de 14 años conocí el instrumento musical, la trompeta y ella cambió mi vida radicalmente. Comencé a estudiar y a tocar trompeta y se abrió ante mí un nuevo mundo de posibilidades. Fui trompetista de la orquesta de Rafael Cortijo y de Ismael Rivera. Participé como trompetista y cantante de orquestas como La Perfecta de Martinica y Mini All Stars de Haití. Estas fueron orquestas muy reconocidas en las comunidades West Indies en Estados Unidos y Europa. Viví en Nueva York, Martinica, Haití y Francia, entre otros.

Regresé a Puerto Rico en el año 1985 y participé en orquestas como Los Espectaculares del Merengue y Los Hijos de la Salsa. Luego comencé mi propia orquesta fusionando los ritmos caribeños que había conocido y surgió La Banda Zuky.

En el año 1990, mi padre murió a la edad de 80 años y en el 2011, mi madre a la edad de 96 años. En el año 2005 completé un bachillerato en Trabajo Social, en 2009 completé la Maestría en Trabajo Social Clínico y en el año 2011 complete una Maestría en Gerontología Social de la Universidad de Barcelona, España.

Hoy me desempeño como terapeuta de personas de tercera edad en centros de servicios múltiples en diferentes municipios de Puerto Rico. Es precisamente de esto que deseo que hablemos en este espacio, ¿por qué? Porque todos vamos envejeciendo y esta etapa del desarrollo humano, nos enfrenta a nuevos retos y aunque no lo creas, oportunidades. Como has visto, mi vida ha estado rodeada de personas de tercera edad o “viejos”. Viejo es el término correcto en gerontología al referirse a personas de sesenta años en adelante. La razón por la que no nos gusta envejecer es porque no entendemos el proceso y eso lo trataremos más adelante. Solo deseo que sepas que la vejez es la etapa más alta a la que un ser humano puede llegar, así que envejezcamos juntos y con gozo.

marcos malory

 

Marcos Malory
Cantante y Gerontólogo
Facebook Marcos

¿ Te gusto este artículo ?

Regístrate gratis para recibir mis artículos en tu email.

Has Logrado Suscribirte con éxito !