Por: Pastor Jose Luis Navajo
@jlnavajo

Hoy  lo percibí por primera vez… fue una palpitación suave, casi imperceptible… pero ¡si vieras lo que provocó dentro de mí!

¿Cómo puede un toque tan dulce causar un efecto tan poderoso?

¿Quieres saber cómo fue?

Déjame que te lo explique…

  • ¡Se mueve! –gritó ella, y chorreaba emoción su voz. Nerviosa, tomó mi mano mientras decía-: ¡Mira, ponla aquí!

Posé mis dedos sobre la suave seda del vientre abultado de mi hija embarazada, esperé unos segundos… ¡y ocurrió!

¿Cómo lo describiría para que puedas entenderlo?

Lo que noté fue un leve empujoncito, una tenue pulsación, apenas una caricia, pero que penetró por mis dedos, alcanzó el sistema nervioso central e inundo mi cerebro y corazón.

Pensé tantas cosas… tantas escenas imaginé… Incluso su voz me pareció escuchar, diciéndome:

¡Hola abuelito! ¡Ya casi estoy! Deja que termine de arreglarme y salgo enseguida. ¡Qué ganas tengo de verlos! Me han dicho que por ahí fuera algunas cosas andan revueltas. Por cierto, ¿quién es esa dichosa crisis de la que hablan todos? Por lo que oigo, debe ser más traviesa… Bueno, tranquilo, que ya prontito estoy por ahí, y esta manita que has sentido se agarrará a la tuya y te ayudaré un montón.

Aquí adentro se está muy bien, pero creo que prefiero salir. Es que, cada vez que oigo la voz de mis papis, me entran unas ganas de verles… Por las cosas que me dicen sé que he tenido mucha suerte y me han tocado unos papás muy buenos. Además, creo que son muy guapos, por lo menos es lo que escucho que se dicen el uno al otro…

¿Sabes que yo también soy muy guapo?

No, abuelito, no me llames presumido. Es que quien me está formando es Dios, y ¡si vieras con qué cuidado lo está haciendo…! Fíjate que el otro día le escuché decir: ¡Perfecto, estás quedando perfecto! Y luego me dijo que mis papis se merecen lo mejor… ¿Verdad que he tenido mucha suerte? Me está creando el que mejor sabe hacerlo y luego me va a dar a los mejores papás del mundo…

Oye, abuelito, cuando salga jugaremos mucho, ¿vale?, y vete pensando muchas historias y cuentos, porque quiero que me cuentes un montón de ellos.

¡Ah, y no hagas caso a los que dicen que la vida es un rollo! Dios me ha dicho que la vida es maravillosa y que vale la pena disfrutarla, así que id preparándolo todo porque llego enseguida.

Bueno os tengo que dejar, que por aquí se acerca Dios para seguir dándome forma. ¡Si vieras con que sonrisa tan bonita me está mirando! ¡Abuelito, lo ha vuelto a decir! Ha dicho: ¡Perfecto, hijo mío, no tienes ni un solo fallo, estás quedando perfecto!

Bueno, hasta pronto. Diles a mis papis que les quiero mucho y que lo paso muy bien escuchándoles, ¡y no olvidéis que a vosotros también os quiero un montón!

Así fue, más o menos, como ocurrió… lo que te digo: Un leve toquecito que hizo vibrar mi corazón.

Jose Luis Navajo
Escritor, Conferenciante y Pastor
www.joseluisnavajo.com
Facebook Jose Luis Navajo

 

¿ Te gusto este artículo ?

Regístrate gratis para recibir mis artículos en tu email.

Has Logrado Suscribirte con éxito !