Por: Ruth Calderón
@MujerPaTi
Que alentador es escuchar la palabra gracias, gracias por tu amor, gracias por perdonarme, gracias por aceptarme, gracias por tu fidelidad, gracias por el desayuno. La gratitud traspasa las barreras del orgullo de la vanidad y solo está unida a la humildad que nos hace grandes. Nunca olvidare cuando le hice el desayuno a mi sobrina y me dijo gracias titi por el desayuno con honestidad me derretí. Existe un poder en la gratitud que llena el corazón. Recuerdo cuando atendí a un paciente en sala de emergencia que no dejaba de decir gracias doctora gracias y ciertamente en mi corazón algo diferente comenzaba a pasar. La vida es tan corta que debemos disfrutar el poder del agradecimiento.

¡Amigas Nuestra alma Necesita ejecutar la gratitud!

La gratitud se ejerce cuando una persona experimenta aprecio y reconocimiento por otra que le prestó ayuda. Considero que la gratitud es un principio que nos permiten realizarnos como personas, llena nuestro espíritu de amor y sanidad a nuestra alma. Admitamos que necesitamos a los demás pues no estamos solos en esta tierra. Reconozcamos las obras de los otros. Incluyamos constantemente en nuestro lenguaje expresiones de agradecimiento. Aceptemos que muchas de las cosas buenas que tenemos se deben a lo que otras personas nos han dado: amor, protección, cuidados, talento, sabiduría.

Un alma  agradecida se alegra por los bienes recibidos, los reconoce y está dispuesta a corresponderlos. Cada uno tiene siempre mucho que agradecer, y agradecer es una forma de hacer evidente que tenemos el corazón limpio.

No permitas que llegue a tu corazón la ingratitud por motivo de la vanidad, que impide a muchos reconocer el aporte de los demás en sus propios logros. La costumbre de encontrarle defectos a todo, que lleva a desconocer, por detalles sin importancia, lo valioso de un esfuerzo ó los méritos de un trabajo bien hecho. La envidia que hacen tomar como ofensa las bondades recibidas de los otros. La falta de humildad y de grandeza, que hacen ver el agradecimiento como una muestra de debilidad. Todos necesitamos de los demás, incluso el más poderoso, pero no todos reconocemos nuestra necesidad de los demás.

ruth calderon

 

Ruth Calderón
Doctora y Escritora
Facebook Ruth

¿ Te gusto este artículo ?

Regístrate gratis para recibir mis artículos en tu email.

Has Logrado Suscribirte con éxito !